Cómo meditar con tu perro 26 de abril de 2015 09:56

El objetivo de la meditación es lograr poner en blanco la mente y tratar de no pensar en nada para poder descansar, tener claridad en tus ideas, bajar los niveles de estrés y sentirnos mejor.

Existen muchos beneficios de meditar y algunos consejos sobre cómo empezar a hacerlo, pero realizar una actividad nueva solos es más difícil y en poco se nos olvida o nos da flojera, sin embargo, si incluimos a alguien en la dinámica es más fácil intentarlo y crear un hábito en pareja.

Un perro es un excelente acompañante para la meditación pues no están preocupados por el trabajo o por limpiar la casa; ellos viven el momento, meditar es bueno para tu perro porque lo relaja, refuerza el lazo emocional contigo y lo hace más abierto a aprender cosas nuevas; si amas mucho a tu amigo de cuatro patas, le echarás más ganas si sabes que estás haciendo algo bueno por tu perro que de paso también te beneficia a ti.

James Jacobson escribió un libro con técnicas para meditar con tu perro, “How to meditate with your dog” y nos enseña algunos pasos básicos para empezar a meditar con nuestros perros y así lograr hacer algo bueno para ambos. Según el autor, los perros son gurús de meditación naturales y debemos aprovechar la oportunidad de que nos acompañe a hacerlo.

¿Qué necesitas para meditar con tu perro? 

  • 10 minutos al día. Piensa que además, dedicarle 10 minutos a tu perro es algo que normalmente haces.
  • Elige un lugar cómodo. Siéntate o acuéstate con tu perro, pon música, prende unas velas o simplemente acomódate con tu perro en el suelo.
  • La base de la meditación es la respiración, sigue la respiración de tu pero, puedes poner una mano en su pecho y otra en la espalda baja. Piensa que tu perro es un ser que quiere ser parte de la manada por lo cual empezará a seguir tu ritmo de respiración porque quiere estar contigo. Acostumbrarse a la respiración puede tomar incluso una semana, ten paciencia.
  • Mente en blanco. Es imposible poner la mente en blanco de un momento a otro pero dejar pasar los pensamientos es algo que sí puedes hacer. Concéntrate en seguir la respiración de tu perro, acariciarlo y verlo.
  • Cuando terminen de meditar, cierra tu ritual con algo, desde un simple gracias hasta un mantra. Un mantra es una frase que te guste, no necesita ser algo en sánscrito o cantado, puedes decir algo como gracias por tener al mejor Funky Perro del mundo o algo que te inspire.
  • La consistencia es sumamente importante. Trata de hacerlo al menos por 10 días y si te gustan los resultados, será más fácil hacerlo.

¡Déjanos en los comentarios si lo vas a intentar con tu perruno y cuéntanos tu experiencia!

 

Funky Perro Team